miércoles, 2 de septiembre de 2020

DE LA MANO DEL CILS UN CAMINO DE FUTURO

Escribe: Javier Lizarraga

Fotografía: Bixen Vergara

Qué rápido pasa el tiempo, hoy más que nunca, que siempre andamos metidos en mil cosas y muchas veces no nos paramos a reflexionar ni a ponernos un poco más cerca de Dios y de los hermanos.

Llevamos un Camino ya andado en la Fraternidad Molante, pero en estos últimos años con un objetivo si cabe más claro, la búsqueda entre todos de un ideal de vida, de un cuaderno de vida, donde los laicos formemos parte de la gran Familia Hijas de la Cruz, y por eso el CILS, nos ha ido motivando en estos últimos tiempos a que vayamos plasmando por escrito nuestro sentir, nuestro hacer, nuestro papel dentro de la Familia, y hemos reflexionado juntos, las Hermanas en su Comunidades, los colegios, los laicos y no solo aquí en España, sino en todos los sitios donde hay presencia de nuestra familia.

Es por ello que queremos compartir para este nuevo número del Boletín, la experiencia de la Fraternidad Molante en torno a este último año donde hemos reflexionado y orado a través de nuestros encuentros de fin de semana.

Allá por el mes de octubre nuestra primera reflexión fue en torno a “La misión de Jesús” y una reflexión sobre Espíritu y Vida. En este encuentro, bajo los 10 puntos que nos compartió con nosotros Mikel Iraundegi, Diácono Permanente de la Diócesis de San Sebastián, pudimos reflexionar cómo estamos llamados a ser ejemplo y fijarnos en el Maestro y su Misión. De una manera muy acertada, Ana Rodríguez, Hija de la Cruz, compartió desde Espíritu y Vida cómo estamos llamados a la misión también, sin olvidar el Evangelio, desde nuestro Carisma de Familia, donde encajar perfectamente el enseñar y curar y hacer todo tipo de buenas obras.

Con el buen sabor de boca y con los dulces navideños nos pusimos en marcha en nuestro segundo encuentro en Navidad, aquí la dinámica fue un poco distinta a la habitual, realizamos por la mañana un desierto para ir profundizando en el segundo tema: la experiencia de la fe hasta el martirio. Por la tarde reflexionamos sobre un documento que nos iluminó acerca de la vida de Sor María Laura. Podemos decir qué desde el sufrimiento, desde la persecución, desde el día a día en que muchas veces no puedes hablar de tu fe, ni de tu testimonio como cristiano, recibimos la fuerza que necesitamos para no perder el rumbo en la misión como cristianos, haciendo valer nuestro bautismo y con el ejemplo de tantos mártires nos hizo más fuertes en el vínculo del amor, en el amor extremo, que algunos cristianos les ha llevado a dar la vida por El.

Como las fechas apremiaban el tercer encuentro lo tuvimos en torno al mes de febrero, donde después de los dos anteriores aterrizábamos en la Misión propia de cada uno, donde estamos llamados, a testimoniar nuestra fe en nuestras vidas y en la sociedad. En este encuentro nos ayudó a entender más nuestra vida y nuestro cristianismo Maite Heredia, Hija de la Cruz, que bajo sus exposiciones sencillas, dialogadas fuimos formulando nuestro sentir y qué hacer como cristianos sumidos en un mundo necesitado de tantas cosas.

Cabe señalar que durante este curso, de manera paralela a nuestros encuentros hemos ido reflexionando de manera personal otro cuestionario que desde el CILS nos enviaron en torno a dos preguntas importantes que pueden ir identificando en ese cuaderno de vida, o en ese estilo de vida laical en torno a la familia de las Hijas de la Cruz. Las preguntas eran: ¿Cómo querrías pertenecer a la familia Hijas de la Cruz? Y ¿qué necesitarías para vivir esta pertenencia? Y ¿qué te ayudaría a vivirla?

Preguntas con mucho sentido y de gran esperanza y que con la ilusión que nos caracteriza las fuimos reflexionando, orando y desde el corazón las contestamos.

Damos gracias a Dios por la experiencia de nuestros encuentros, la vivencia de familia que siempre experimentamos en Egiluze, el cariño de encontrarnos y ver a las Hermanas y el compartir la experiencia vivida de Dios que se hace presente en cada momento de los encuentros bajo la atenta mirada y la advocación de San Andrés Huberto y Santa Juana Isabel.

Un abrazo Fraterno.




viernes, 27 de marzo de 2020

MOMENTOS PARA LA MEDITACIÓN

En estos tiempos de silencio e incertidumbre, El nos llama a la oración y meditación. Miramos desde nuestras ventanas y lo que se aprecia es el silencio, un silencio que antes no había, un silencio nuevo, un silencio exageradamente callado. Algo nos quiere decir.

Son momentos difíciles, complicados. Como muestra la imagen, la tónica habitual son las puertas cerradas. La actividad comercial se ha parado. Es lo que se nos pide, que nos quedemos en casa. De toda situación nueva se aprende y de esta también vamos a aprender. Es como una parada en el camino, un avituallamiento, para seguir adelante.

Nos llega información de todos los lados, estamos saturados, medios de comunicación, internet, whatsapp, videos, audios... Cuidado, no todo es real, no todos informan. Debemos estar bien informados, eso implica usar correctamente los medios.



¡Mucho animo a tod@s!

“A veces, los caminos más pintorescos de la vida son desvíos que no querías tomar.”

NOS VAMOS INTEGRANDO


Es la respuesta que me brota cuando alguien me pregunta: “¿Qué tal por Los Yébenes?”. Sí, desde que el 13 de junio llegamos a nuestro nuevo domicilio en Madrid, hemos ido dando pequeños pasos de integración: conocimiento de los nuevos vecinos, de los PP. Trinitarios que están al cargo de la Parroquia, de las personas que asisten al culto, de los medios de locomoción, de las tiendas donde nos conviene hacer la compra, etc. 
Veníamos de la calle Maqueda, donde las Hijas de la Cruz hemos residido durante más de 30 años, a lo largo de los cuales la comunidad ha ido cambiando su fisonomía, lógicamente, y desde el día 4 de octubre de 2018 una nueva comunidad de cuatro Hermanas quedó establecida. 

El piso de Maqueda resultaba excesivamente pequeño y las superioras decidieron que nos mudásemos a Los Yébenes. Las obras se prolongaron en el tiempo considerablemente y nuestras ganas de trasladarnos aumentaban de día en día. ¡Por fin lo logramos! El verano estaba al caer y el calor arreciaba así que, decidimos pasar unos días de vacaciones en el piso que la congregación heredó en Castro Urdiales. El descanso relajante a la orilla del mar nos permitió cargar las pilas para afrontar la nueva etapa rumbo a “lo desconocido”. 

El curso comenzó y con él la vorágine de reuniones, cursos (Biblia, Doctrina Social de la Iglesia), visitas, atención a nuestros migrantes africanos repartidos en tres pisos cedidos por la congregación (razón de ser de nuestra comunidad), retomar la misión con la que cada cual estaba comprometida, ya que la parroquia San Juan Bautista de la Concepción (PP.Trinitarios) está muy bien organizada, dispone de voluntariado joven, ya que tienen colegio, y apenas precisa nuestra colaboración, por lo que cada una de nosotras seguimos con los compromisos adquiridos con las dos parroquias anteriores (Sto. Domingo de Guzmán, donde Sor Mª Jesús imparte la catequesis; Jesús y María, donde Sor Maite realiza la acogida de Cáritas y donde Sor Mª Ángeles y Sor Maribel visitan y llevan la comunión a ancianos solos y enfermos. Mª Ángeles participa también de la Pastoral de la Salud de la nueva parroquia). No obstante, se nos ha invitado a participar en el Consejo Pastoral parroquial, a lo que hemos respondido afirmativamente (Maribel participa), y alguna de nosotras formará parte de la Mesa de Vida Consagrada (Mª Ángeles), para atender a ancianos que viven solos, También colaboramos en el Plan Diocesano Misionero. Así pues, los viernes nos reunimos un grupo de personas mayores con el Párroco, el Trinitario P. Domingo Conesa, y compartimos en un ambiente sencillo y participativo.

Hemos tenido ocasión de acudir a la concentración convocada por la asociación pacifista Acción no Violenta, para pedir el cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid, -auténtica vergüenza para una sociedad que pretende defender unos valores-, donde los seres humanos son injustamente retenidos y con frecuencia maltratados simplemente por ser considerados ilegales. Los detenidos nos vieron y comenzaron a gritar: “¡Libertad!”. Para que no fuesen represaliados debido a su alboroto, nos vimos obligados a colocarnos en una esquina del edificio donde ellos no nos viesen. Nuestro slogan, plasmado en los carteles que portábamos en pecho y espalda era: NINGUNA PERSONA ES ILEGAL. CIERRE. Alternábamos marcha silenciosa con quietud al borde de la carretera junto al edificio del CIE. Son pequeñas aportaciones cargadas de significado. También hemos participado en la concentración de ORACIÓN-DENUNCIA que la Iglesia más comprometida de Madrid, junto con otras instituciones, ha realizado en la estación del Metro de Aluche en favor de los represaliados del CIE. Existe en Internet amplia información sobre estos temas.


Desde el mes de abril en que recibimos la invitación de las Hermanas de Nuestra Sra. de la Compasión para reunirnos en su residencia de Villaverde, no habíamos encontrado el momento propicio. Por fin, en diciembre acudimos las cuatro Hnas. que formamos la nueva comunidad de Los Yébenes y disfrutamos de la agradable acogida de una numerosa comunidad de Hermanas mayores (la más anciana cuenta con 95 años muy bien llevados). Sencillos pasos de ALIANZA que nos aproximan a ambas congregaciones, en base a posibles cooperaciones, desde la similitud de nuestros respectivos carismas.

Tener la ocasión de visitar a personas que tanto han ayudado a nuestra congregación de Hijas de la Cruz, como son los Sacramentinos Periko Núñez y Jesús Odriozola, así como la señorita Pepita d´Anjou, nos llena de alegría y satisfacción.

Las oportunidades de formación que nos ofrece la diócesis contribuyen a nuestro crecimiento personal, pues, como bien sabemos todos, sin una formación permanente las personas nos empobrecemos irremediablemente y poco tenemos que ofrecer a nuestros hermanos. Resulta muy estimulante comprobar el interés de las personas que participan en estos cursos y la excelente preparación y calidad humana de las personas que los imparten.

Nuestra vida transcurre muy acorde con nuestras edades. Queremos vivir los años que Dios nos conceda como verdaderas jubiladas, es decir, jubilosamente, donando nuestro tiempo a  quienes necesitan nuestra humilde aportación solidaria, hecha de escucha, apoyo, aliento…  Nuestra casa está abierta para quien tenga necesidad de nuestra ayuda. Si, con la gracia de Dios, conseguimos dar testimonio del Evangelio de Jesús a través de nuestra sencilla vida de Hermanas, abiertas a quienes nos necesiten, nos daremos por satisfechas.     


                                          

viernes, 24 de enero de 2020

ENCUENTROS DE FAMILIA

Escribe y Fotografía: Bixen Vergara

Al finalizar el pasado año 2019, un nuevo encuentro de la Fraternidad Molante se celebraba en Egiluze. Un encuentro de Familia, con momentos de trabajo y de risas. El sábado por la mañana el desierto nos ofrecía tiempo para reflexionar y meditar, por la tarde las tareas propuestas por el Comité Internacional de Laicos nos mantenían en concentración.

Con momentos de oración, tanto el viernes como el sábado por la noche, el encuentro fue muy enriquecedor para todos. Las risas, claro está, también hicieron su acto de presencia, como es habitual después del momento de oración del sábado por la noche y es que el buen humor nos ayuda a afrontar las complicaciones de la rutina diaria. ¡Qué importante es mantener el buen humor!

Recorriendo este camino juntos, en familia y con la Familia Hijas de la Cruz. Superando retos y ayudándonos unos a otros. Es algo grande y motivo de celebración sin duda. ¡Animo y adelante con los faroles!

FUENMAYOR (LA RIOJA)


Escribe y Fotografía: Bixen Vergara

Nos acercamos hasta este rincón de La Rioja, para conocer la comunidad de las Hijas de la Cruz y saborear su gastronomía. Aprovechando el día festivo, empezamos con la eucaristía en la parroquia, después continuamos con la comida, para terminar a media tarde con la entrevista a las hermanas. Aquí os dejamos sus palabras, vivencia, anécdotas… ¡Esperamos que os guste!

Presentación de las hermanas.
Elena Martín. En esta comunidad desde 2012.
Esperanza Lasanta. También desde 2012.
Villar del Guayo. Estuvo de 1967 a 1975 y ahora desde 2012.
Felisa García. Llego hace muy poco, 2019.



¿Cuándo llegan las Hijas de la Cruz a Fuenmayor?

1917

¿Qué misión tenían entonces?

Petra Fernández Bobadilla pidió en el pueblo una comunidad religiosa, para enseñar a los niños la religión. La actual casa era de esta señora y la donó para las hermanas. Así ellas podrían empezar con la tarea de enseñar a los niños.

¿Cómo ha ido evolucionando la comunidad?

Poco a poco el colegio fue ampliándose, a finales de los 40 había colegio y talleres de costura. Se daba clase hasta los 14 años y las clases estaban formadas por niños de diferentes edades. Cuando las autoridades pidieron que las clases fueran por cursos y edades, no hubo forma de seguir, por un lado la falta de hermanas y por otro la escasez de alumnos llevo al cierre del colegio. Siguieron otra vez como guardería.

¿Cuál es la misión hoy?

“Voluntariado” “Hacemos de todo”… Nos dicen las hermanas…

“En la parroquia, abrir y cerrar puertas, participar en la liturgia, cuando hay alguna festividad poner las imágenes, velas, celebración de la palabra cuando no hay sacerdote, etc…” Nos cuenta Elena.

También, desde hace 25 años, hay un taller de costura que prepara ropas para las misiones, en África, Argentina… La confección está a cargo de las hermanas con más de 30 personas del pueblo trabajando este bonito proyecto.

Otra de las funciones hoy es Caritas, participando activamente en la alfabetización para gente extranjera y en un taller de costura para que puedan aprender a coser.

¿Cómo es el pueblo? ¿Cómo os sentís vosotras aquí?

“El pueblo es muy acogedor y además no hacen distinción con las hermanas, son muy cercanos” Están muy a gusto con la gente. El pueblo reconoce la gran labor de las hermanas, que comparado con otros pueblos se notaba aquí la existencia de un colegio y mejor formación de los niños. Se sienten muy acogidas. El centenario fue una gran fiesta para todo el pueblo.

Sois la única comunidad de las Hijas de la Cruz en La Rioja y la diócesis está dando fuerza a una misión en ella… ¿Cómo lo vivís? ¿Participáis en esta misión? ¿Lo veis como algo positivo?

“Si, es la Misión Euntes” Este es el tercer año y el lema es tu vida es misión.

Al preguntar ¿cómo lo vivís?, nos cuentan que son las únicas que trabajan el material que les dan en las reuniones, ven muy poca participación. Sin duda es algo positivo que haya estas iniciativas pero con tan poca participación ven difícil que siga adelante. También les preguntan ¿cómo atraer a los jóvenes a la iglesia?, los jóvenes desaparecen del ámbito eclesial, es complicado…

¿Cómo veis el futuro?

“Seguiremos haciendo lo que podamos”

“Reforzar lazos entre nosotras, hacer familia dentro de la comunidad”

¿Qué le diríais a un joven que está en búsqueda de Dios?

“Que se enamoren de Cristo”

“Lo que hacen en una ONG es lo que hacia Jesús”

“Venid y lo veréis”

“Se atrae más con el ejemplo que con un sermón”



sábado, 16 de noviembre de 2019

CINCUENTENARIO DE LA PARROQUIA DE NTRA. SRA. DE BEGOÑA EN SESTAO


El 11 de octubre, festividad de Ntra. Sra. De Begoña, se celebraba en Sestao los 50 años de vida parroquial en la Iglesia que nació siendo capilla de los colegios de Altos Hornos de Vizcaya, donde los Hnos. de la Salle y las Hijas de la Cruz enseñaban y educaban a los hijos e hijas de los trabajadores de la empresa. Pero la hermosa capilla respondió a una vocación más abierta y se convirtió en parroquia…
La Eucaristía fue presidida por Kerman, vicario episcopal de la zona, acompañado por José Antonio, sacerdote hijo de Sestao y por José Mari Delclaux que actualmente está en Sestao y ha tenido siempre una gran vinculación con las Hijas de la Cruz.
En la homilía se recordaron muchos retazos de historia vividos en esos 50 años y en los anteriores… Y se agradeció a Dios toda la vida, toda la pastoral, toda la inserción en la Diócesis y sobre todo en este pueblo sencillo y trabajador que es Sestao, pues la vocación de apertura de la capilla es aplicable a todo este pueblo, que ha acogido a tantas personas venidas de las diferentes regiones de la Península.
Se recordó a tantas personas: sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos comprometidos e incluso personas no creyentes, pero de onda espiritualidad, que han hecho posible la vida y la labor realizada en estos años.
Es gozoso comprobar cómo la vida pastoral, la misión de enseñar sigue viva y nos tienen presentes en el afecto y la oración, aunque hace unos años que las hermanas han salido de Sestao.
Agradecemos al Señor de la Vida y de la Historia y a todos los que han hecho posible esta celebración.
 (Escrito por Maite Heredia)

CHARLA DE MIKEL IRAUNDEGI


Como os anunciábamos en el primer número del boletín, los días 4, 5 y 6 de Octubre tuvimos el encuentro de Fraternidad Molante. Era el primero de este curso. Mes misionero extraordinario y el tema también entrono a la misión… ¿Qué mejor que unas ideas sobre la Misión de Jesús? Pues así fue la ponencia de Mikel Iraundegi.

Para los que no le conocéis, Mikel es diacono permanente en la Diócesis de San Sebastián y trabaja en la misma llevando areas como la pastoral familiar entre otras. Formó parte de la Fraternidad Molante y sigue siendo de la familia.

La ponencia fue un regalo y nos sentimos como en casa. Esperamos que lo disfrutéis y os sirva de guía para reflexionar.

Eskerrik asko Mikel!

LA MISIÓN DE JESÚS

Mes extraordinario misionero. Ayer empezó el Sínodo de la Amazonía, en el día de San Francisco de Asís, y es un momento especial para la Iglesia.

Así, pues, he recopilado unas ideas en torno a la misión de Jesús:

1ª. Entre todas, la más teológica. Quiero subrayar que hay una relación intrínseca, una comunión entre la misión de Dios Padre (teológica), la misión de Jesús (cristológica), la misión de la Iglesia (eclesiológica) y la misión de cada bautizado (personal). Son misiones diferentes pero indivisibles a las que une el Espíritu Santo, y que compartimos cada uno de los bautizados con el sacramento de la Iglesia, con Cristo y con Dios.

2ª. Jesús y su misión. Cuando hablamos de la misión de Jesús hablamos poco de su vida oculta y yo creo que estos 30 años de vida oculta de Jesús son tan importantes como sus tres años de vida activa. Como sabéis Jesús se marchó al desierto 40 días. Su vida oculta y el desierto fueron tiempos de discernimiento sobre cuál era su misión, su sentido de la vida, cómo quería orientar su existencia… No hay misión sin discernimiento.

3ª. En la persona de Jesús vemos como identidad, vocación y misión coinciden. No hay doblez no hay mentira, no hay máscara, no hay fracción sino unidad, coherencia.  Si Jesús se presenta como modelo de madurez humana es por su coherencia entre su esencia, su deseo más profundo y su misión. Muchas veces nos encontramos con esta fracción interna: “No hago el bien que quiero, hago el mal que no quiero” (San Pablo).

4ª. Necesitamos creer que Jesús alcanzó la plenitud del ser misionero en la impotencia de la cruz, en el suelo… La cruz es la expresión máxima, plena, de la acción salvífica de Cristo, de su fidelidad al Padre. Es su máxima misión expresada en la máxima impotencia. Porque misión no se identifica con activismo sino con fidelidad.

5ª. Todo apostolado, toda misión, toda salida tiene necesariamente su fundamento en la vida de oración y en la vida interior. Jesús durante su vida activa vive muchos momentos de soledad, oración, vida interior. El motor de la actividad, del servicio es justamente la pasividad, el encuentro en la oración, alma de todo apostolado.

6ª. ¿Cuál es la misión de Jesús? La obediencia al Padre. No tiene un plan establecido. Cuestión fundamental: a quién obedecemos. La antropología teológica y la moral hablan de tres posibilidades: la heteronomía (vivir bajo las normas ajenas). Hoy en día, en nuestro contexto, donde la libertad es un valor tan considerado, la heteronomía suscita rechazo. En su contra estaría la autonomía: El criterio de mi actividad y mi actuación soy yo y mis propias normas a las que obedezco. En teología moral, cristología y antropología teológica se habla de la experiencia de Jesús: la teonomía (Dios no es alguien extraño, pero al mismo tiempo es trascendente, está más allá de mí mismo y al mismo tiempo es más interior que mi misma intimidad). La teonomía, misterio de la fe, es la obediencia a Dios, realidad que está en mi interior, pero que al mismo tiempo me trasciende. Por eso la teonomía no se puede equiparar ni con la heteronomía ni con la autonomía. La misión de Jesús fue la teonomía, la obediencia al Padre.

7ª. Jesús es muy consciente de que su misión no es suya, sabe que es enviado, que es colaborador y cooperador con el Padre, como Hijo, en la instauración de su Reino. Jesús, en su vida, no actúa nunca como un francotirador porque sabe que la misión no es suya ni le pertenece. Jesús es el ENVIADO y el MISIONERO. Nuestra misión y nuestro modelo de ser enviados lo tenemos en Él.

8ª. El Reino de Dios es vivir, servir, trabajar por un mundo donde todos nos sintamos hijos e hijas de Dios, por tanto, hermanos y hermanas. Es la fraternidad donde imperan la ilusión, la integración, la comunión, la solidaridad, la opción preferencial por las personas más desprotegidas, los últimos. De esa visión de las cosas deriva la denuncia contra aquello que crea injusticia y exclusión, así como la opción preferencial por las víctimas. Lo importante: Entender el Reino de Dios como fraternidad inclusiva, integradora. A eso se dedicó Jesús y por eso le mataron. Por querer constituir una sociedad fraterna.

9ª. Muchas veces con la cuestión del Reino de Dios hemos tenido la tentación de caer en una visión del Reino de Dios demasiado horizontalista, mundana, secularista, y lo hemos identificado con la justicia, la paz, la democracia, la igualdad, la sostenibilidad… Y, efectivamente, el Reino de Dios, tiene una dimensión horizontal, de mundo, secular, es eso, pero no es solamente eso. Además de tener una dimensión horizontal necesita de la dimensión vertical, de la JUSTICIA, de la PAZ, de la FRATERNIDAD, y esa mayúscula se la da Dios. Por eso, sin sacramentalidad no hay Reino de Dios. El Reino de Dios sin presencia de Dios en la historia, sin sacramento, no llega a ser Reino de Dios. Jesús nos dice que para que esa horizontalidad se dé en su plena expresión hace falta que la verticalidad, Dios, esté presente de forma explícita en la historia. A eso se le llama sacramentalidad. No podemos amar plenamente, como Jesús nos ama, sin Jesús. Por eso la Iglesia, con tanta sabiduría, dice de sí misma que es sacramento universal de salvación, porque es para todos y porque es el Cuerpo de Cristo en medio del mundo. Esta cuestión de la sacramentalidad, va mucho más allá de los siete sacramentos y me parece vital, fundamental el hecho de que realmente podemos ser hijos e hijas, hermanos y hermanas, en verdad, con Jesús.

10ª. Relacionar la misión de Jesús con la Resurrección. Su misión sigue activa visitando, sirviendo, obedeciendo al Padre, porque está vivo y resucitado. Hoy, resucitado, la misión de Jesús es presente, ahora y, fundamentalmente, consiste en hacer discípulos misioneros, apóstoles, personas enamoradas y apasionadas por el Reino. Jesús sigue siendo misionero inspirándonos para colaborar con Él, con su Padre y con la Iglesia en la misión del mundo. La acción fundamental del Espíritu Santo, no la única, es la de suscitar, promover, crear personas que se sientan hijos, hijas, hermanos, hermanas, personas que quieran ser fieles a Dios. Y este Espíritu Santo, que nos vincula a cada uno de los bautizados con la Iglesia, con Jesús y con Dios Padre, nos remite a esa primera idea de esas 4 misiones diferentes pero que son indivisas.